+34 691 935 456
Técnicas y Hábitos de Estudio

¿Cuáles son los factores fundamentales que influyen a la hora de cumplir tus objetivos?

Buena parte del éxito en tus Pruebas PCE o EBAU Internacional estará ligado al hecho de tener incorporadas las técnicas de estudio adecuadas y de mantener hábitos que sean efectivos y que se adapten a tu estilo de vida, para facilitar, fortalecer y estimular tu aprendizaje.

La práctica y el equilibrio entre estas dos partes es esencial a la hora de intentar alcanzar tus objetivos. Sin embargo, sabemos que, para cada estudiante encontrar sus propias técnicas de estudio e incorporar hábitos efectivos puede ser una tarea desafiante.

En este artículo conocerás algunas de las técnicas más efectivas y te contaremos qué hábitos puedes empezar a incorporar para lograr los mejores resultados.

Cursos PCE UNEDasiss

Estoy de acuerdo

6 + 6 =

Hábitos y entorno de estudio

Organización del tiempo

Elaborar un horario que contemple tus horarios de clase, tus actividades extra y tus momentos de descanso puede ser de mucha ayuda a la hora de organizarte para estudiar. Tener toda esa información a la vista y en un mismo lugar te ayudará a familiarizarte con tus tiempos y a no agobiarte para poder aprovechar cada momento al máximo. Incluso, hay aplicaciones como Any.do o Studious que fueron diseñadas, justamente, para esto. ¡Investígalas!

La creación de una guía de estudio para cada asignatura te ayudará a estimar cuanto tiempo te tomará estudiar cada tema. Repasar los contenidos con el profesor de la asignatura o tutor puede ser una buena idea de partida para saber cuánto tiempo tendrás que dedicarle a cada tema y conocer que carga horaria representará en tu horario. No todas las asignaturas requieren de la misma dedicación.

Además, un momento de introspección y autoconocimiento a la hora de preparar tu calendario, también puede ser de mucha ayuda. Cada persona es un mundo, por eso, es fundamental que reflexiones y conozcas en qué momento del día eres más productivo/a y tienes más facilidad para lograr mayores niveles de concentración. Más allá de los horarios de clase que son fijos, intenta adaptar el resto de las actividades y estudio a tus momentos de mayor productividad. Si estás más lucido/a por las mañanas, procura hacer todo el trabajo pesado en ese momento y dejar los repasos cortos y tareas secundarias para la tarde, cuando tus niveles de concentración sean más bajos.

Un uso eficiente del tiempo hará que puedas realizar todas las tareas que tienes con mayor facilidad, dar lo mejor de ti en cada una e, incluso, ¡disfrutar de estudiar!

Entorno de estudio

Es recomendable que el lugar donde estudias sea, dentro de lo posible, siempre el mismo. Eso ayudará a favorecer la concentración y hará que el hábito se genere más rápido.

El espacio elegido debe ser adecuado para que tu mente logre focalizarse y estes lo más cómodo/a posible. Buenas opciones pueden ser sitios tranquilos, sin ruidos fuertes ni distracciones constantes como tu habitación, una sala de estudio silenciosa o la biblioteca.

Una buena iluminación es un factor clave a la hora de lograr mayores niveles de concentración. La luz natural es siempre la mejor opción, aunque, también, puede ir acompañada de otras fuentes secundarias de iluminación artificial para aumentar la visibilidad. De lo contrario, tus ojos se cansarán más rápidamente y eso afectará tu rendimiento.

No olvidemos tener en cuenta la importancia de la postura del cuerpo a la hora de estudiar. Asegúrate de conseguir un asiento que te ayude a mantener los isquiones bien apoyados en el asiento, la columna recta y el cuello ligeramente inclinado. Esto te predispondrá mucho mejor para leer y estudiar.

También es importante mencionar el orden del espacio que nos rodea y la organización del material de estudio. Lugares ordenados y organizados aquietan la mente y la ayudan a enfocarse mucho mejor. Una mesa cómoda y espaciosa te permitirá organizar todo el material necesario y estudiar confortablemente, generando también un ambiente equilibrado.

Entorno-de-Estudio

Factores que perjudican la concentración

A continuación, analicemos qué factores pueden influir negativamente sobre tu capacidad de concentración y como neutralizar su influencia para evitar que te distraigas fácilmente.

El distractor por excelencia: el móvil. Para no dejarse llevar, lo mejor es dejar el móvil apartado del espacio en el que estás y en modo silencioso o modo avión. De esta manera, evitarás que las notificaciones te distraigan y llamen tu atención.

Material de estudio: Asegúrate de tener todo el material que necesitas a mano cuando te sientes a estudiar. Ponerte de pie a cada rato, hará que te desconcentres más rápido y perderás el foco con mayor facilidad. Asimismo, el exceso de materiales innecesarios sobre la mesa hará que pierdas la concentración más rápido. Quita del medio todo lo que sea una posible fuente de distracción.

Cansancio: El tiempo invertido en descanso y momentos de desconexión es tan importante como el tiempo que inviertes estudiando. Tomarte el tiempo suficiente para desconectar, tomar aire y respetar tus horarios de sueño por las noches hará que tu mente esté más lucida y fresca durante el día. Si te agobias estudiando en algún momento, no te fuerces a seguir. Tomarte un pequeño descanso, estirar las piernas, caminar un poco, salir al exterior o tomar algunas respiraciones conscientes, ayudará a que recuperes la concentración fácilmente y puedas continuar estudiando, sintiéndote más fresco/a, renovado/a y creativo/a.

Sonidos: Procura estudiar en lugares silenciosos, pero, si no es posible, puedes poner música tranquila y relajante que te ayude a concentrarte mejor. Spotify y YouTube tienen infinitas listas con música para estudiar o música relajante que puede ayudar en estos casos.

Técnicas de Estudio

Encontrar la forma correcta de estudiar es un proceso que requiere de paciencia y de estar abierto/a a intentar hacerlo de diferentes maneras hasta encontrar la que mejor te funcione a ti. ¡Hay tantas formas de estudiar como personas en el mundo! El camino al éxito se trata de ir probando con cada una hasta encontrar la que mejor se adapte a ti. También recuerda que cada asignatura es única, por eso, puede ser que, incluso, utilices técnicas de estudio diferentes para cada una y eso es completamente válido.

Listado de estrategias para un buen rendimiento académico

Trabajar la información del temario/contenido correspondiente antes de asistir a clase será determinante en la asimilación de la explicación por parte del profesorado.

  • Prelectura para tener una visión general
  • Lectura comprensiva y subrayado
  • Anotaciones al margen en síntesis
  • Elaborar un mapa conceptual de los puntos importantes te aportará una visión gráfica general

Organiza los tiempos de estudio de manera que la incorporación de conocimientos ocurra gradualmente y no toda de golpe. ¡Establece objetivos y administra tu tiempo!
Realizar lecturas conscientes y enfocadas es de mucha ayuda para no tener que releer muchas veces lo mismo por falta de concentración. ¡Ánimo!
Puedes subrayar y sintetizar la información de los textos realizando resúmenes, mapas conceptuales y diagramas que relacionen toda la información que has destacado como esencial. ¡No dudes en usar estas herramientas!
Realizar repasos constantes de la información más relevante es una buena manera de mantenerte al día y no dejar que los temas se vayan quedando en el camino. ¡El ejercicio crea hábito!
Explica los temas vistos en clase a alguno de tus compañeros para no olvidarlos y tenerlos siempre frescos, ¡enseñando se aprende!
Intercalar las diferentes asignaturas es una buena manera de evitar agobiarte y de estimular tu mente de diferentes maneras para que aprendas mejor. ¡El cambio siempre es positivo!
Las reglas mnemotécnicas, los cuadros comparativos y las tarjetas de estudio pueden ser herramientas valiosas que faciliten y agilicen el aprendizaje. ¡No dudes en usarlas!

La Curva del Olvido

La curva del olvido explica cómo funciona nuestra memoria y en cuanto tiempo somos capaces de olvidar la información aprendida. Pero ¡no temas! En este apartado, te contaremos como gestionarla y como establecer los repasos de manera tal que utilices la memoria a tu favor.

La información que retienes o dejas ir depende del grado de interés y dificultad que ese tema represente para ti. Lo que te parezca más difícil o no te interese, será olvidado con mayor facilidad. Para que esto no ocurra, es importante que tengas sintetizada y representada la información de una manera simple y práctica para que puedas abordarla con rapidez y facilidad al momento de repasar.

 

Cómo establecer los repasos

Si bien cada memoria funciona de manera particular, veremos algunas pautas generales que podrás usar como punto de partida para establecer tu rutina de repasos.

Si vas a pasar mucho tiempo estudiando para uno o varios exámenes, lo mejor es que dediques una vez por semana a hacer un repaso de todo lo que vas incorporando a medida que pasa el tiempo. De esta manera, lograrás mantenerte al día e ir relacionando todos los conocimientos nuevos que vas incorporando.

Cuando los exámenes se acerquen y ya tengas todos los temas vistos y estudiados, haz un gran repaso recién 24hs después de haber terminado de ver todo el contenido. Así permitirás que la mente asiente todos los conocimientos y decante la información que ha recibido. Puedes repetir este tipo de repasos cada 2-3 días para que la información se fije en tu mente y llegues con tranquilidad al examen. Puedes crear un calendario de repasos con ayuda del temario de cada asignatura para mantener una constancia y recordar que los repasos son muy importantes para asentar la información y relacionar todos los contenidos estudiados.

Conclusión

Hemos visto que la organización del tiempo, las técnicas de estudio y la generación de ciertos hábitos son fundamentales para lograr tus objetivos en los exámenes. Lo más importante es tener consciencia de cuáles son los hábitos, rutinas y técnicas que funcionan para ti y mejor se adaptan a tu estilo de vida. El poner foco sobre estos factores hará posible que alcances los objetivos que te has propuesto e, incluso, ¡que los superes!

¡Ánimo!

Tu mejor preparación para el acceso a la Universidad empieza aquí

Necesito asesoramiento

Contacta con Daniel

WhatsApp